Imprimir
Categoría: Humanos
Visto: 2427

Cipriano Heredia, Diputado regional por el estado Miranda y Coordinador general del Foro de políticas públicas de Alianza Bravo Pueblo, ABP, alertó que la actitud “contradictoria” del Gobierno nacional en torno a la posible liberación del Comisario Iván Simonovis, “Es una suerte de burla al pueblo venezolano porque su liberación se ha convertido en un acto de demanda nacional”.

Calificó de “incomprensible” la posición del Ministro del Poder Popular para las relaciones interiores y justicia, Miguel Rodríguez Torres. “Hace menos de una semana, declaró en un programa de televisión que estaba trabajando junto con el Presidente Maduro en la elaboración de una Ley de amnistía y el pasado viernes 27, dijo a los medios de comunicación de una manera muy descarada que el Gobierno nacional no tiene nada planteado respecto a la posibilidad de una amnistía a Simonovis y al resto de los presos políticos”.



Por otro lado, señaló que es cuestionable la actitud de la Juez del Tribunal Primero de ejecución del estado Aragua, Ada Armas, con relación a este caso. “Esta magistrada tiene en sus manos el poder emitir la boleta de traslado a Iván Simonovis para que le sean practicados una serie de exámenes especializados, ordenados por una junta médica del Hospital Militar de Caracas y resulta ser que no da despacho desde el 19 de diciembre. Con esto, ha incurrido en un retardo inexcusable que ha impedido que tan importante evaluación médica, pueda dar cómo resultado el informe que podría darle su libertad”.

“Iván Simonovis es merecedor de medidas procesales que lo benefician por el tiempo que ha estado en prisión y además por la buena conducta que ha tenido en los más de 9 años que ha estado encarcelado. Además, todo el mundo sabe que padece más de una decena de enfermedades que se han ido agravando con el tiempo, por lo que le correspondería una medida de carácter humanitario, llámese ley de amnistía o indulto”, destacó.

Insistió en la obligación que tiene el Gobierno nacional de atender esta demanda, que más allá de ser hecha por su defensa, hoy en día está siendo solicitada por la Iglesia Católica y el país entero. “Con Iván Simonovis se está cometiendo una especie de homicidio en cámara lenta. Si él muere en prisión, aquí más de uno tendrá que ser juzgado por homicidio en un futuro”.

Finalizó diciendo, “La liberación de Simonovis no es una concesión graciosa, es un acto de justicia. Así lo ve el país y lo demandamos los demócratas venezolanos”.