Cobro de honorarios de abogados por carlos brenderEl artículo 23 de la Ley de Abogados, señala que, las costas pertenecen a la parte y el artículo 24 del Reglamento de la Ley de Abogados, dispone: “…a los efectos del artículo 23 de la Ley se entenderá por obligado, la parte condenada en costas”. Como bien sabemos, las costas incluyen dos conceptos: los honorarios de abogados y los costos del proceso. Los honorarios, tienen su fundamento legal en lo previsto en el artículo 22 de la Ley de Abogados, que estipula que, el ejercicio de la profesión da derecho al abogado a percibir honorarios por los trabajos judiciales o extrajudiciales que realice, salvo en los casos previstos en la Leyes; y los costos del proceso en lo previsto en el artículo 33 de la Ley de Arancel Judicial, que dice: “La tasación de las costas la acordará el Tribunal  en cualquier estado y grado del proceso a solicitud de las partes, o de oficio en los casos que las leyes señalaren, y la hará el secretario del Tribunal”.

tsj.gov.ve, Sala de Casación Civil

"...Ahora bien, de la lectura del fallo recurrido antes transcrito se observa, que el juez de alzada en fase de conocimiento decidió, que el abogado demandante tiene derecho a cobrar honorarios, pero no fijó el monto máximo de los mismos, con lo cual se hace obvio que dicha sentencia se encuentra inficionada del vicio de indeterminación objetiva, que permite se case el fallo recurrido de oficio, por cuanto, los requisitos intrínsecos de la sentencia contemplados en el artículo 243 del Código de Procedimiento Civil, entre los que se halla la determinación de la cosa sobre la que recaiga la decisión (ordinal 6°), son de estricto orden público..."


Titulo: Sistema de Costas Procesales y Honorarios Profesionales del Abogado
Autor: Juan Carlos Apitz B.
Ediciones Homero, 389 Páginas

Introducción:

 “... El artículo 26 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela establece la gratuidad como adjetivo de la justicia. Y la justicia, tiene al proceso como medio para realizarse, según el artículo 257 del mismo texto normativo.

 Ahora bien, el proceso origina gastos, los cuales son inicialmente asumidos por el Estado. Sin embargo, existen otros gastos inherentes y particulares a cada proceso que conforman las costas procesales, que no los asume el Estado sino los ciudadanos. Así, las costas procesales comprenden también los gastos necesarios de un litigio, como es el caso de: los gastos de traslados del Alguacil, del Secretario o del Tribunal fuera de su sede; los de publicación de carteles en periódicos o gacetas; los emolumentos de expertos, peritos, prácticos, jueces asociados, jueces retasadores e intérpretes públicos; indemnizaciones a testigos; y también los honorarios profesionales de los abogados, que son quizá, actualmente, uno de los gastos de mayor volumen y significación en el trámite procesal.