Dra.  Ana Santander

Llamó la atención de este Despacho Jurídico, que hace pocos días un cliente nos consultó pues su “Abogado de confianza no había sabido hacerle una simple Declaración de Herederos Únicos y Universales”. El cliente en cuestión estaba muy molesto pues el Tribunal, le había negado la solicitud y a su entender la culpa era del Abogado. Ante tal escenario procedimos a revisar la documentación y, como era de esperarse, el Abogado había actuado conforme a su ministerio. Ahora bien, antes de dictar nuestra conclusión, estudiemos un poco la institución, en nuestra forma acostumbrada.

La Sala de Casación Civil del Tribunal Supremo de Justicia, en sentencia de fecha 12 de agosto de 2015, caso: Kachina Representaciones, C.A. contra BBVA Banco Ganadero, S.A., con ponencia del magistrado: Luís Antonio Ortíz Hernández, Exp. Nº  2015-000248, sostuvo lo siguiente:
“Se evidencia de lo anteriormente transcrito, que la expresión utilizada por la recurrida “...hasta el momento en que se cancele la obligación contenida en la citada factura Nº 030450...”, no es una fecha cierta para el cálculo, sino una circunstancia que no puede ser determinada en el tiempo.

La doctrina reiterada de esta Sala ha establecido que la sentencia como expresión de la máxima potestad jurisdiccional, debe bastarse a sí misma, esto quiere decir, que para comprender su dispositivo, y en consecuencia darle cumplimiento, debe resultar autosuficiente, sin necesitar el auxilio de ningún otro documento, ni acta del expediente.

Es tal sentido, es preciso que sus términos estén expresados en forma clara y completa para que cumpla su fin último, cual es plasmar en forma indubitable la soberana decisión a la que ha arribado el sentenciador, luego de su analítico estudio del caso.
…omissis…

La doctrina de la Sala ha señalado que habrá condicionalidad en el fallo,  cada vez que se subordine la eficacia del pronunciamiento al cumplimiento de cualquier circunstancia indicada en la sentencia, en forma tal que quite a su dispositivo la positividad y precisión que le es inherente. (Cfr. Fallo de esta Sala Nº RC-611 de fecha 30 de septiembre de 2003, Exp. Nº 2002-494, sentencia N° RC-129 del 25 de febrero de 2004, Exp. N° 02-784, y sentencia N° RC-101 del 28 de febrero de 2008, Exp. N° 2007-421, entre otros).

En el presente caso, determina esta suprema jurisdicción, que la sentencia cuya nulidad se demanda mediante el recurso extraordinario de casación, está incursa en el vicio de condicionalidad, ya que subordinó la eficacia del pronunciamiento al cumplimiento de cualquier circunstancia indicada en el fallo, es decir, sometió la fecha límite para el cálculo de los intereses a la condición del pago de la suma adeudada por parte del demandado, quitándole a su dispositivo la positividad y precisión que deberían serle inherentes a toda sentencia, sometiéndola a un hecho o circunstancia que es futura e incierta para dar existencia o perfeccionar el derecho declarado, por lo que resulta suficientemente clara la comisión por parte de la recurrida del vicio de condicionalidad del fallo, con la infracción del artículo 244 del Código de Procedimiento Civil. Así se decide.

El artículo 319 del Código de Procedimiento Civil, dispone lo siguiente:
“Concluida la sustanciación  del recurso en la forma indicada en el artículo anterior, la Corte Suprema de Justicia tendrá un plazo de sesenta días para dictar su fallo sobre el recurso propuesto”.

En este orden de ideas, vencido el lapso para la contrarréplica previsto en la parte ‘in fine’ del artículo 318 eiusdem, se abre de pleno derecho un  lapso de sesenta días para que la Sala de Casación Civil dicte el fallo definitivo.

El artículo 144 del Código Civil, dispone lo siguiente:

“La muerte de la parte  desde que se haga constar en el expediente, suspenderá el curso de la causa mientras se cite a los herederos”.

Por sentencia dictada por la Sala Constitucional,  N° 2.631 de fecha 30 de septiembre de 2003, caso: “María Yibirín Briceño y otros”, reiterada mediante sentencia dictada  por esta misma Sala, en fecha 30 de septiembre de 2009, caso: Elliot Godoy Codrington en revisión, exp. nº 09-0054, con ponencia de la magistrado Luisa Estella Morales Lamuño, sostuvo lo siguiente: 
“Considera necesario la Sala acotar que no se debe confundir el hecho de que la suspensión de la causa por motivo de muerte de cualquiera de las partes se lleva a cabo desde el momento cuando tal hecho consta en el expediente, tal y como se señala en el artículo 144 del Código de Procedimiento Civil, con el hecho de que los efectos de la cesación de la representación son exigibles desde el momento de la ocurrencia, aunque tal circunstancia haya sido demostrada con posterioridad.” (fin de la cita)

Dra. Ana Santander.

Independientemente de la cuantía

En Sentencia de la Sala Constitucional del TSJ, de fecha: 17-06-2015…se estableció que todas aquellas decisiones emanadas en causas, ventiladas por el proceso breve,  tendrán apelación en doble efecto.

Resumimos así:
“…E…intentó, ante esta Sala, amparo constitucional contra la sentencia definitiva dictada…por el Juzgado Superior en lo Civil, Mercantil, Tránsito y de Protección del Niño, Niña y Adolescente de la Circunscripción …, en el juicio que por desalojo incoara el hoy accionante en amparo contra el ciudadano A…para cuya fundamentación denunció la violación a sus derechos a la tutela judicial efectiva, al debido proceso y a la defensa contenidos en los artículos 26 y 49 de la CRBV y los artículos 8 y 25 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos...

I FUNDAMENTOS DE LA ACCION DE AMPARO:…Que  “… E…interpuso demanda de desalojo de una vivienda de su propiedad…contra A… con fundamento en un contrato de arrendamiento…pretensión que fue estimada en Bs. 2.000,00  que equivalía para esa oportunidad a 30,77 UT  a razón de Bs. 65 por cada unidad tributaria…”. Que  “… admitida la acción…por el Juzgado del Municipio…ese juzgado declaró con lugar la demanda y ordenó la entrega del apartamento en un plazo de  6  meses contados a partir de la declaración de firmeza de la sentencia…”. Que “…la parte demandada apeló contra el fallo y…el Juzgado de Municipio oyó la apelación “en acatamiento a la sentencia de fecha 4 de agosto de 2010, dictada por el Juzgado Superior en lo Civil, Mercantil, Tránsito y Protección de Niños Niñas y Adolescentes de la Circunscripción Judicial del Estado Miranda…”.Que “…el Juzgado Superior Civil, Mercantil, Tránsito, Protección de Niños, Niñas y Adolescentes de la Circunscripción Judicial…declaró con lugar la apelación, revocó el fallo objeto del recurso, declaró sin lugar la demanda y condenó en costas a la parte actora…” Que, con tal actuación, el Juzgado supuesto agraviante “actuó violando la Ley al admitir la apelación y revocar la sentencia de primera instancia, a pesar de existir una prohibición expresa de la ley por la cuantía de la demanda la cual fue estimada en la cantidad de dos mil bolívares (Bs. 2.000,00), lo que equivalía a 31 U.T., para el momento de la interposición de la acción”, en razón de que la Sala Constitucional estableció, con criterio vinculante, en sentencia n.º 694 del 9 de julio de 2010 (caso: Eulalia Pérez González), respecto a la interpretación del artículo 891 del CPC…que las causas de menor cuantía no tienen recurso de apelación. Dicha conclusión fue ratificada en sentencia del 17 de marzo de 2011, con ocasión de la revisión de la desaplicación por control difuso de constitucionalidad de los artículos 891 del CPC y el artículo 2 de la Resolución de la Sala Plena de este TSJ n.º 2009-0006, por el Juzgado Superior Segundo Civil, Mercantil, Tránsito, Bancario y Protección del Niño y del Adolescente de la Circunscripción Judicial del...dicho juzgado ha debido declarar inadmisible la apelación con fundamento en el artículo 891 del CPC, en concordancia con el artículo 2 de la Resolución n.º 2009-0006 de la Sala Plena de este Tribunal Supremo de Justicia, que entró en vigencia el 2 de abril de 2009, motivo por el cual solicitó se “…dicte mandamiento de amparo ANULANDO la decisión emanada de dicho Juzgado Superior…”.