avn.info.ve

La plenaria de la Asamblea Nacional designó este jueves a los jueces principales y suplentes del Tribunal Disciplinario Judicial y de la Corte Disciplinaria Judicial, ambas instancias del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).
Para la primera de las instancias mencionadas, los jueces principales designados fueron Hernán Pacheco (presidente), Yakelin Sosa y Carlos Medina, mientras que los suplentes son Marianela Gil, Francisco Artigas y Marisol Vallés.
Para la Corte Disciplinaria resultaron nombrados Tulio Jiménez (presidente), Ana Cecilia Zulueta y Adecio Guerrero. Los suplentes serán Merly Morales, Romer Pacheco y María Alejandra Díaz.

tsj.gov.ve

La presidenta del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), magistrada Luisa Estella Morales Lamuño, expresó que en la forma cómo ha avanzado el sistema judicial cubano hay referencias importantes a seguir que deben ser tomadas en cuenta para continuar la transformación de la justicia venezolana. 

La certificación en el PFI es uno de los requisitos indispensables en el concurso por la titularidad de juezas y jueces de la República

El auditorio del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) fue la sede donde 222 abogadas y abogados del país recibieron su certificado por haber culminado exitosamente el Programa de Formación Inicial (PFI), dictado por el Máximo Tribunal y de la mano de la Escuela Nacional de la Magistratura (ENM)

Esta demanda de nulidad fue interpuesta el 3 de agosto de 2010 contra la Resolución distinguida con el Nº 2009-0006, fechada 18 de marzo de 2009, publicada en la Gaceta Oficial Nº 39.152, del 02/04/09, que modificó la competencia por la cuantía (y la materia) de los Tribunales
y aunque parezca mentira, todavía está para carátula en la sala Constitucional del TSJ. El ponente es Francisco Carrasquero y el expediente es el Nº AA50T2010000789

Allan R. Brewer-Carías

Profesor de la Universidad Central de Venezuela

Hablar sobre “Las Instituciones Judiciales y la Democracia” en Venezuela, en la actualidad, es realmente una tarea imposible o, al menos, sería una ficción.  Venezuela carece de un sistema propio de un Estado de derecho, y las instituciones judiciales, en lugar de haber sido las garantes del mismo y de haber contribuido al afianzamiento de la democracia – que de paso sea dicho, es mucho más que elecciones periódicas;