Cargando

Prensa MPPES (19.02.10).

Un sistema único de ingreso estudiantil que contemple múltiples vías y acabe con la perversidad de la exclusión social en el sistema educativo universitario, constituye la propuesta presentada ante los vicerrectores académicos y secretarios de las universidades públicas y privadas del país por los representantes del Ministerio del Poder Popular para la Educación Superior (MPPES) y de la Oficina de Planificación del Sector Universitario.

Bernardo Ancidey, Director de Ingreso y Desempeño Estudiantil del MPPES y Antonio Castejón, Director de la mencionada oficina, se reunieron en el Salón del Consejo Universitario de la Universidad Central de Venezuela (UCV) con los secretarios y vicerrectores académicos de las universidades para discutir sobre los mecanismos que se implementarán para este año 2010 en materia de ingreso a la educación universitaria.

Durante su exposición, expresó que las pruebas internas que realizan seis (6) universidades nacionales (UCV, USB, UC, ULA, UNET y UPEL) “tienen un efecto perverso al generar la discriminación social” y negó que con dichas pruebas (internas) los estudiantes tengan mejor prosecución en sus carreras.


Agregó que esta media docena de instituciones, cuyo perfil socioeconómico no reflejan la composición social de los aspirantes a ingresar a la educación universitaria, tienen un peso excesivo en los sectores de clase media alta y alta, donde sí son eficaces las pruebas internas, las cuales logran excluir y discriminar a los estudiantes provenientes de amplios sectores populares del país.

“Cuando se analiza la composición por estratos sociales (alto a bajo), observamos que los estudiantes pobres no ingresan a universidades como la Simón Bolívar (USB) o la Experimental del Táchira (UNET), donde quienes ingresan son mayoritariamente de los sectores sociales medio alto y alto”, citó como ejemplo Ancidey.

Indicó que ante esta realidad, el MPPES propone la implementación de un sistema único de ingreso que tenga múltiples vías, las cuales a su vez estén sincronizadas y sean auditables; y que además respeten la pertinencia, la equidad social y la calidad de la educación.

Enfatizó que “el respeto a la equidad significa que no se podrán aceptar ingresos por ser hijos de profesores o empleados universitarios, lo cual debe eliminarse porque no respeta la equidad y da un privilegio de sangre a estos estudiantes y a los que trabajan en las universidades. Eso tiene que eliminarse”.

Por el contrario, agregó que deben desarrollarse y mantenerse programas de ingreso que faciliten y compensen los efectos discriminatorios a que han sido sometidos sectores como la población indígena y las personas con discapacidad. Al igual que deben desarrollarse nuevas modalidades de ingreso que favorezcan la continuación de estudios a los deportistas, estudiantes con meritos académicos particulares y aquellos que estén sujetos a acuerdos internacionales.

Ancidey igualmente apuntó que actualmente el sistema tiene suficiente capacidad para cubrir la demanda de ingreso nacional, la cual en los dos últimos años (2008-2009) ha rondado en aproximadamente 380 mil aspirantes.

Sobre este particular, precisó que en 2007 y 2008 el Registro Único del Sistema Nacional de Ingreso a la Educación Superior (RUSNIES) ha registrado números comparables y superiores con esa demanda, lo que en teoría “nos otorga más capacidad para atender la demanda”.

Consideró que el problema radica en que “30 por ciento de las carreras concentra 80 por ciento de la demanda”, como por ejemplo Psicología, que solo cuenta con alrededor de 150 cupos en el ámbito y tiene 5 mil aspirantes. Igualmente, las carreras de Comunicación Social, Farmacia y Odontología tienen altísimas demandas.

El Director del MPPES destacó que en los dos últimos años (2008 y 2009), de las 746 carreras ofertadas a través del RUSNIES, en 250 de ellas sobraron cupos, inclusive en algunas de áreas estratégicas como tecnología, agroalimentaria y ciencias básicas. “El total de cupos que eso representa en el ámbito nacional es de 50 mil, los cuales no necesitamos asignarlos por nuevos mecanismos de ingreso, pues podemos hacerlo por vía de ingreso directo”.

Acotó que los aspirantes tienen ingreso libre en la Misión Sucre, en la Universidad Nacional Abierta (UNA) y en las instituciones privadas que no requieren asignación vía RUSNIES.

Entre otras propuestas sugeridas en la reunión, Ancidey destacó la implementación del Subsistema de Orientación, sistemas de tutoría y cotutoría, un programa de formación de profesores en el área de matemáticas y comprensión lectora de manera urgente, con la finalidad de apoyar a las instituciones de educación media.

Se mostró partidario de “la necesidad de crear un sistema de ingreso absolutamente transparente”, porque siguen existiendo otras vías de ingreso que no se registran, como las que se producen por convenios, censos, entrevistas y procesos que son “zonas grises” que manejan algunas instituciones de educación universitaria.

La reunión fue propicia para que los directivos universitarios elevaran un pronunciamiento condenando los recientes ataques sufridos contra la UCV. En ese sentido, Castejón señaló que “los actos de violencia son condenables vengan de donde vengan…y ante ello es importante que los universitarios estemos unidos y solidarios en la conquista de un clima de paz y respeto”. 


Texto: Orlando Ugueto
Enlace: http://www.mes.gob.ve/mes/noticia.php?codigo=2542
Fecha: 20-2-2010
Revisión: 22/02/2010