Cargando

Fernando M. Fernández //
El derecho a invertir en CTI es universal, interdependiente, indivisible, inalienable...

Invertir en Ciencia, Tecnología e Innovación ("CTI") es un derecho humano igual a todos los otros derechos humanos. Este derecho humano de nueva generación se apoya en la experiencia histórica y real de la vida de los investigadores y creadores, quienes requieren de dinero para poder realizar sus sueños e investigar todo lo que le despierta la curiosidad.

Leonardo Da Vinci es una muestra palpable de ello: a pesar de ser un genio poco o nada habría podido inventar ni crear sin el apoyo de los mecenas. Así las cosas, la CTI cuesta plata. Nada es gratis ni surge solo de buenas intenciones y de un talento genuino: se necesita invertir para luego crear, inventar, descubrir o innovar.