Cargando

Washington - La secretaria de Trabajo de Estados Unidos Hilda Solís difundió tres nuevos informes sobre el trabajo infantil el 3 de octubre y anunció subvenciones por valor de 32,5 millones de dólares para combatir el trabajo infantil en todo el mundo.


"Estos informes proporcionan una visión general de los esfuerzos internacionales para proteger a los menores de empleos peligrosos e identificar lagunas críticas en las políticas y la aplicación de la ley que les hacen vulnerables. Por medio del aumento de la educación y la concientización, así como asistencia clave a las familias y a los gobiernos, podemos ayudar a hacer que el trabajo explotador de menores se quede en el pasado", dijo Solís.

El informe Conclusiones sobre las peores formas de trabajo infantil (en inglés, Findings on the Worst Forms of Child Labor PDF, 11MB ( http://www.dol.gov/ilab/programs/ocft/PDF/2010TDA.pdf )), que se elabora por orden de la Ley de Comercio y Desarrollo, contiene más de 140 perfiles por país, que se centran en trabajos peligrosos realizados por niños. El informe incluye conclusiones importantes sobre los esfuerzos de cada gobierno central para tratar las peores formas de trabajo infantil, lagunas legislativas y de aplicación de la ley, políticas y programas, así como actuaciones propuestas por cada gobierno para considerar la manera de tratar esas lagunas. También proporciona detalles por país sobre el costo de la educación y el acceso a la misma, que no es obligatoria en todas partes.

La Ley de Reautorización de Protección a las Víctimas de la Trata contiene el mandato de realizar una Lista de bienes producidos por medio de trabajo infantil o forzado (en inglés, List of Goods Produced by Child Labor or Forced Labor PDF, 8.3MB ( http://www.dol.gov/ilab/programs/ocft/PDF/2011TVPRA.pdf )). Dicha lista ha sido actualizada para incluir dos productos más, alcanzando un total de 130, y agrega un país en el que se fabrican, para llegar a un total de 71.

La orden ejecutiva 13126 exige que se elabore una lista de productos fabricados por menores en trabajos forzados o por pago de deudas (en inglés, XLS, 93KB ( http://www.dol.gov/ilab/programs/ocft/2011TVPRABib.xls )) y esta también ha sido actualizada.

Para tratar los desafíos de la lucha contra el trabajo infantil y para destacar nuevas iniciativas, Solís fue anfitriona de una mesa redonda el 3 de octubre. Entre los participantes asistieron el senador Tom Harkin de Iowa, el embajador José L. Cuisia Jr. de las Filipinas, Constance Thomas, directora del Programa internacional de la Organización Internacional del Trabajo para la eliminación del trabajo infantil, y Daphne Culanag, directora de proyectos de World Vision en las Filipinas.

Los tres informes fueron elaborados por la Oficina de Asuntos Laborales Internacionales del Departamento del Trabajo de Estados Unidos a partir de una recolección de datos hecha por embajadas estadounidenses, gobiernos extranjeros, organizaciones internacionales y no gubernamentales, proyectos de investigación en el terreno, investigaciones académicas e informes de los medios.

Las nuevas subvenciones son:

. 15 millones de dólares concedidos a la Organización Internacional del Trabajo en Ginebra para proporcionar asistencia a países determinados para fomentar medios de vida sostenibles para las poblaciones vulnerables; apoyo a investigaciones y sistemas de vigilancia innovadores para contribuir al desarrollo de políticas y diseño de programas; y estímulo a los nuevos esfuerzos para proteger a los niños de la explotación en el trabajo doméstico.

. 15 millones de dólares concedidos a World Vision en las Filipinas para tratar las peores formas de trabajo infantil en la producción de caña de azúcar.

. 2,5 millones de dólares concedidos a la Organización Internacional del Trabajo para que apoye al Departamento del Trabajo [de Estados Unidos] en sus programas y aplicación de evaluaciones de impacto identificando prácticas óptimas para tratar el tema del trabajo infantil.

En reconocimiento del impacto de la crisis económica mundial en los niños vulnerables, la comunidad internacional se reunió en La Haya en 2010 para renovar su compromiso de eliminar las peores formas de trabajo infantil para 2016. Los delegados acordaron una hoja de ruta para cumplir con el plazo e hicieron un llamamiento a dirigentes en todo el mundo para que la aplicaran.

Según cálculos de la Organización Internacional del Trabajo, más de 215 millones de niños son trabajadores infantiles, y más de la mitad llevan a cabo trabajos peligrosos. La OIT también ha constatado que un número creciente de jóvenes entre 15 y 17 años de edad realizan trabajos que son peligrosos para su salud, seguridad y estabilidad moral.