Cargando

Venezuela un país eminentemente marítimo, cuenta con una amplia línea de costa, que alcanza en el mar Caribe los 2.183 km de longitud desde Castilletes al promontorio de Paria, la economía marítima portuaria es capaz de generar empleos para muchos ciudadanos que por razones de tiempos pasados fue decayendo, pero actualmente con la nueva legislación en esta materia, ha comenzado a recuperarse esta economía. La dinámica nacional en el área buque -puerto se ha caracterizado por la nueva legislación marítima que el Gobierno de la Republica Bolivariana de Venezuela ha reformado, trayendo como consecuencia la posibilidad de crecimiento de la flota mercante al incorporar incentivos fiscales y económicos para abanderar buques nacionales, mas aun se prevé el abanderamiento de buques arrendados para prestar el servicio de navegación nacional o de cabotaje.

En nuestro país existe la navegación de cabotaje, que es la que se realiza entre puertos de un mismo territorio, y que por razones de soberanía debe hacerse con barcos nacionales y con personal nacional, por lo menos el 50%, como lo estipula la nueva legislación. Es obvio que todavía no hemos alcanzado aumentar la flota como se debería en el país, pero también es palpable las obligaciones fundamentales que ha asumido la democracia revolucionaria en materia de reactivación y crecimiento de nuestra marina mercante nacional a través de las nuevas políticas y leyes que ha creado, todavía quedan barcos prestando servicio de cabotaje con bandera y tripulación extranjera, y esto debe ser sustituido por buques y tripulaciones nacionales, razón por la cual se presenta a continuación, un proyecto de inversión a través de una compañía naviera nacional mediante la incorporación de buques en el Registro Naval Venezolano RENAVE para garantizar el transporte mercancías a través de la navegación de cabotaje, con esto se pretende beneficiar directa e indirectamente el entorno laboral nacional, y la soberanía naval del país. Asimismo después de una serie de estudios, se denota que actualmente existe la necesidad urgente de aumentar la flota mercante nacional, porque Venezuela posee un trafico de cabotaje marítimo muy activo, una gran actividad en los puertos venezolanos, ya que se genera una cantidad de carga considerable, y en la actualidad se utilizan barcos extranjeros permisados por la carencia de buques nacionales.

En general el problema radica en la poca oferta de buques con bandera nacional con características específicas para realizar este tipo de transporte, actualmente hay 30 compañías navieras registradas en el Instituto Nacional de Espacios Acuáticos INEA, de estas compañías solo hay 5 compañías que prestan el servicio de cabotaje, para carga general, bien sea a granel o en contenedores, y la mayoría no poseen buques de bandera nacional