Cargando


eluniversal.com

 "Posiblemente todavía esté preso a la espera de unos exámenes psiquiátricos Juan Bautista Salas, el joven que el 4 de febrero, burlando los anillos de seguridad, logró acercarse al Presidente, quien, sin darse cuenta de lo que ocurría, impertérrito, continuó su discurso. Según las versiones ofrecidas apoyadas en antecedentes de otras aventuras, el joven pretendía una ayuda para la vivienda de su madre. Apresado de inmediato, fue presentado por la Fiscalía a los tribunales militares bajo la imputación de un pretendido hecho punible de ultrajes al centinela, delito contemplado en el Código Orgánico de Justicia Militar...."



"....Debe señalarse de una vez, por todas, que, según la Constitución, la competencia de los tribunales militares "se limita a los delitos de naturaleza militar" y éstos son sólo aquellos que atentan contra los deberes militares, según lo ha precisado en algunas decisiones la Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia.

Lo ocurrido, más que una curiosa anécdota, es una triste experiencia que no debe repetirse.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo."

Fuente: http://noticias.eluniversal.com/2007/02/21/opi_35093_art_181348.shtml