Cargando

El código penal venezolano debe sancionar severamente a los que atenten contra la vida de cualquier ser viviente
POR ANGELA EXPÓSITO

La reforma del código penal venezolano deberá reestructurar de manera severa, los contenidos donde se sancione a las personas, que atenten y pongan en peligro, la integridad física, de cualquier ser viviente
Este pronunciamiento obedece a que en el Estado Miranda, no se cumplen las leyes, a pesar del esfuerzo por parte del Ejecutivo, en crear y aprobar, instrumentos legales, en relación a la protección de especies vivas.
El día 12 de octubre , se publicó en La Región ( prensa local) una denuncia por parte de la comunidad de Alambique , en Los Teques, la cual no soporta más , la contaminación ambiental, generada por animales muertos , sin cabeza y atravesados con cruces, utilizados por un centro de brujería , ubicado en ese sector.
Este problema comunitario no solo afecta los componentes físico-naturales y socioculturales, del ambiente, sino además atenta contra la vida de otros. En el ámbito ambiental, la actividad generada por estos brujos, violan los tratados internacionales, donde Venezuela esta suscrita, señalando: “la protección del medio ambiente de manera integral (CNUMAD. Agenda 21); Constitución Bolivariana de Venezuela en su articulado que obliga al Estado conjuntamente con la participación activa de la comunidad, garantizar un ambiente libre de contaminación protegiendo especialmente las especies vivas, de conformidad con la ley(Art. 127 y 128.) Así mismo promoverá una educación ciudadana y ambiental (Art. 102 y 107); Ley Orgánica del Ambiente que resalta las políticas de desarrollo de la Nación, con los principios rectores para la conservación, defensa y mejoramiento del ambiente, pudiendo comprender para ello la orientación de los procesos educativos y culturales para fomentar la sensibilización ambiental, así como incentivar las iniciativas públicas y privadas que estimulen la participación ciudadana en los problemas ambientales. (Art. 1 y 3.); Ley Penal del Ambiente, señala sanciones contra todo aquel que cometa delito ambiental; Código Penal Venezolano que señala sanciones para los que comenten actos crueles contra los animales (art.528 y 537), Declaración Universal de los Derechos de los Animales (UNESCO- ONU) y las Ordenanzas de Protección Animal, vigentes de los Altos Mirandinos, las cuales prohíben el uso de animales para prácticas rituales o de hechicería.
Es lamentable, como algunas personas, utilizan la fe de las personas, no solo para generar daños ambientales, que se reinvierten en la integridad física de personas y animales, sino además, prometen lo inalcanzable, a cambio de dinero. Si esto fuera cierto, los llamados” brujos” ganarías la lotería todos los días. Además estas prácticas sangrientas con animales, NO son legalmente reconocidas y ninguna religión del país (católicos, evangélicos, testigos de Jehová, entre otros) incluirían decapitar o destrozar a un animal, para mejorar la vida de otro.
Además representan un modelo importado, que forma parte de otra cultura ajena a la venezolana y que forma parte de la época de la barbarie
Si partimos de una sociedad, donde se incite a la violencia y agresión con estos sacrificios estaremos reinvirtiendo sus consecuencias sobre nosotros mismos. En otras palabras, las raíces de toda la inseguridad y violencia que vivimos actualmente, tiene sus bases, en la imposición de antivalores a la vida, que formaron parte de la época medieval. Como consecuencia de esto, el derecho a la protección se vulnera, frente a situaciones que constituyen amenaza y riesgo para la integridad física de la comunidad
Una sociedad que utiliza la violencia y la crueldad hacia otros, no puede garantizar la seguridad ciudadana, a cambio de tradiciones extranjeras que no forman parte de la cultura indígena ancestral. El sacrificio de animales o humanos, por actos satánicos, conlleva a la distorsión de valores hacia vida para otros. Nuestra mayor preocupación se hace presente cuando nos preguntamos: ¿Qué valores queremos inculcar en nuestros hijos cuando son espectadores de estos espectáculos sangrientos, donde se enseña a no valorar el respeto y la vida, de otro ser vivo? ¿Serán los mismos valores que inculcamos en el hogar?
Dependerá de todos nosotros, que Venezuela pueda contar con una legislación que garantice al pueblo venezolano, el más alto grado de cultura civilizada, orientando progresivamente, la conducta social, hacia las formas más humanas, entre el hombre y demás seres vivos, dejando en el pasado, las manifestaciones violentas, agresivas y crueles que caracterizaron a las culturas que formaron parte de la época medieval.