Cargando


FALTA DE AUTONOMÍA DEL PODER JUDICIAL UNA VEZ MÁS COMPROBADA CON LA DECLARACIÓN DE PODER JUDICIAL BOLIVARIANO DEL SIGLOXXI

El Foro Penal Venezolano alerta a la comunidad nacional e internacional sobre una muestra más de la politización del Poder Judicial en Venezuela y particularmente en los miembros que componen el Tribunal Supremo de Justicia, lo que sin duda se traduce en una absoluta ausencia de independencia entre poderes públicos y por ende la sumisión plena de este poder a los intereses del Presidente Hugo Chávez Frías.
La apertura del año judicial de 2005 estuvo determinada por lo que se llamó "Plan de Revolución Judicial" mediante la cual se llevó a cabo la incorporación innecesaria de 32 magistrados al TSJ, producto de una decisión inconveniente para Hugo Chávez Frías relacionada con los altos militares vinculados a los sucesos del 11 de abril.


Así mismo implicó la salida de más de 400 jueces removidos de sus cargos en violación del debido proceso y del derecho a la defensa, así como la persecución de Jueces por decisiones no convenientes al "proceso revolucionario liderizado por Hugo Chávez"

En el año 2006 Omar Mora habló de la necesidad de la "Justicia Barrio Adentro", es decir una vez más la vinculación absoluta con el discurso del Presidente de la República, ese año se acompañó al politizado discurso de Mora Díaz el coro de los jueces entogados vociferando "Uh Ah Chávez no se va"

Este año la politización abrupta de la institución Judicial no requiere ni siquiera de el apoyo a gritos de los jueces y magistrados, sino que ya se ha traducido en una orden de su supremo director de que "Estamos construyendo el Poder Judicial del siglo XXI" Es decir que el discurso político de Hugo Chávez Frías forma parte de la nueva doctrina del Poder Judicial Venezolano y que obviamente no puede traducirse en nada distinto a que cualquier acción legal que pretenda intentarse contra Hugo Chávez Frías o los llamados representantes del Socialismo del Siglo XXI será rechazada sin mayor argumentación, pues la filosofía política de un Presidente es asumida como misión por un Poder que se supone nació y fue creado para controlar al resto de los Poderes Públicos, siendo que en Venezuela la realidad indica que son el resto de los Poderes Públicos quienes están bajo el mando del Poder Ejecutivo, quebrando principios Constitucionales y Democráticos básicos y universales., y permitiéndonos afirmar que estamos bajo una fórmula política de autoritarismo, similar a lo ocurrido con el Gobierno de Fujimori en Perú, asunto por demás alarmante si a esto se le suma la peligrosa idea de la reordenación territorial políticamente analizada, la ideología socialista a través de la educación, la violación a la propiedad privada con las recientes expropiaciones, la estatización de empresas privadas, las persecuciones políticas, y un sin fin más de hechos alarmantes que no están siendo controlados por nadie, pues no existe división entre Poderes Públicos.

Dijo el Presidente del TSJ "Asumimos el compromiso de convertirnos en multiplicadores para apoyar la Reforma Constitucional y la Ley Habilitante, y en este sentido convocamos a todos los jueces del país para que hoy mismo, cada uno de nosotros, en base a nuestra experiencia académica, como profesores universitarios, como abogados, jueces o investigadores, estemos al servicio de la patria. Sin complejo alguno".   La única interpretación posible a esta afirmación es la ya aceptación previa y emisión de opinión por adelantado de los miembros del PJ con relación a cualquier aspecto que de esas reformas se ejecuten, olvidando que sólo un Poder Judicial autónomo e independiente sería quien pudiera garantizar a los venezolanos el control de ese absoluto, irracional y por demás ilegal poder extremo que se le está dando a Hugo Chávez.   Según la Constitución nacional el control de la constitucionalidad, la legalidad de las leyes y de los actos de los demás poderes públicos, inclusive los actos y decisiones del mismo TSJ está en el Poder Judicial, así la afirmación de Mora Díaz de asegurar apoyo a algo que ni siquiera conoce en contenido, sin rechazar la delegación que se está formulando en materia reservada según la Constitución convierte a los miembros del TSJ en cómplices por adelantado de las irregularidades que desde ya se han observado con relación a los poderes habilitantes.  Más aún expresó que "el máximo juzgado sea soporte de la Constitución Nacional y de la nueva legislación que se generará en Venezuela", Aseguramos así que desde ya que no habrá control Judicial alguno sobre los procesos legislativos o decretos leyes y por ende podría considerarse agotada la vía Judicial interna y comenzar a plantearse la necesidad de poner en conocimiento de los organismos internacionales de esta circunstancias para ser utilizada en el momento legal oportuno.

Una característica más de esta politización en el Poder Judicial es la manera asombrosamente rápida con la cual se cumplió la orden presidencial de la rebaja de los sueldos, acabando inclusive con la disposición constitucional que garantiza la autonomía operativa, financiera y funcional del Poder Judicial. Rescatamos la posición de la Magistrado Blanca Rosa Mármol de León, de Carmen Zuleta de Merchan y de Pedro Rondón Haaz de oponerse a esta medida por considerarlo una decisión del Presidente de la República, siendo que el Poder Judicial es autónomo.

"Omar Mora Díaz afirmó que se debe "dar a un sacudón al poder judicial" en 2007, para convertirlo en "valuarte" del proceso de transformación económica, política y social que vive actualmente el país" y sin ningún tipo de limitación insistió en adaptarse a la revolución como proceso, con lo cual esto se debe entender como la confirmación de la politización del Poder Judicial bajo cualquier costo bajo los llamados cinco pilares de la Revolución Bolivariana, y hasta el nombre del Poder Judicial pidió se cambiara bajo los aplausos cómplices de jueces, fiscales y diputados de la Asamblea Nacional.

Revela dentro de sus declaraciones que se observa al Poder Judicial como apoyo de Hugo Chávez pues"…los medios de comunicación social "silencian" los aspectos positivos que se han producido en el país y en particular, en el Poder Judicial. Llamó a los jueces de la República a no "caer en la provocación" de ese "ataque sistemático de difamación, calumnia e injuria hacia nuestras instituciones, hacia nosotros y hacia nuestra familia"."es lógico y natural" que quienes no respaldan al presidente Hugo Chávez no reconozcan los logros, es decir que los logros de Hugo Chávez son los logros del Poder Judicial.

Las muestras permanentes de este tipo de discursos y actuaciones por parte de representantes del Poder Judicial no hace más que confirmar nuestras denuncias reiteradas sobre la falta de autonomía e independencia en el Poder Judicial y el ya anticipado fracaso de cualquier acción jurídica que se pretenda ejercer contra quienes están en el poder e impulsan la actual transformación del Estado, corriéndose el riesgo mayor que por argumento en contrario aquellos que los miembros del Poder Judicial no consideren aliados a la revolución, o al socialismo del Siglo XXI sean desfavorecidos jurídicamente como ha venido ocurriendo sistemáticamente.

Mónica Fernández Sánchez

Directora Ejecutiva