Cargando

2001.com.ve
A más tardar pata el próximo jueves podría quedar aprobada la reforma del Código Penal, según anunció a la agencia oficial de noticias, Venpres, el primer vicepresidente de la Asamblea Nacional, Ricardo Gutiérrez.

El parlamentario oficialista manifestó confianza plena en que no habrá obstáculo alguno que impida que el proyecto, llamado a penalizar las protestas ciudadanas, en términos de Traición a la Patria y violaciones a la soberanía nacional, dependiendo del talante de la protesta, sea debidamente considerado por la mayoría y aprobado en consecuencia.

De este modo, las objecciones interpuestas a la Ley caerían en un vacío que dejaría sin respuestas al diputado masista, Nicolás Sosa, quien denunció que no se habrían seguido los canales legislativos regulares en el tránsito de ésta por la Comisión de Política Interior. Sosa, pidió a la directiva frenar la discusión del documento hasta tanto no se restituya la legalidad reglamentaria bajo la cual debe regirse la revisión y aprobación de leyes en las respectivas instancias de trabajo legislativo.

Sin responder a la reiterada solicitud del legislador en cuestión, Gutiérrez aseguró este lunes que la discusión de la reforma parcial del Código Penal es prioritaria, y aunque se espera iniciar el debate hoy, considera que el jueves podría ser ésta aprobada.

"Pienso que la discusión de este instrumento jurídico generará polémicas en la Plenaria, tomando en consideración que las posiciones del Bloque del Cambio y de los sectores oposicionistas son encontradas en cuanto al fondo de la Ley".

Como se recordará, la reforma penaliza con sanciones corporales el cierre de calles y avenidas (característica de la "guarimba"), los cacerolazos, así como consignas ofensivas al Gobierno o a alguno de sus representantes en el Ejecutivo, Legislativo o algunos de los funcionarios del Poder Moral.

"Todos estos mecanismos fueron activados por algunos sectores durante los últimos paros llamados cívicos y de otras actividades relacionadas con la guarimba".

La reforma fue retocada en varias oportunidades luego de su primera lectura en Plenaria, procedimiento ya tradicional desde que se instaló la Asamblea Nacional con mayoría oficial. Entre los últimos cambios se cuenta la inclusión de dos artículos relacionados con el caso "paramilitares" y la presunta combinación de asociaciones civiles como Súmate y Asamblea de Educación con capital extranjero a fin de generar desestabilización política en el país.

LEA LA NOTICIA