Cargando

¿Qué es la propiedad?
Destruir la propiedad privada puede dejar a nuevos excluidos de la sociedad
La propiedad es un derecho humano. O sea, es innato, universal, progresivo, interdependiente, indivisible e igual a todos los demás derechos de la persona humana. En tal sentido, el principio de inherencia de todo derecho humano a los seres humanos, hace que el derecho de propiedad sea preeminente frente al Estado y a cualquier fuente de poder.
Amenazar, perjudicar, disminuir, violar, atacar o menoscabar el derecho de propiedad es lo mismo que hacerlo al derecho a la vida, a la salud, a la educación, de asociación, a los derechos sexuales y reproductivos, al derecho a un salario justo, a la libertad de expresión, al debido proceso y a todos los demás derechos humanos.
La Declaración y Programa de Acción de Viena de 1993 puso fin a la controversia surgida a la sombra de la Guerra Fría y que se sintetiza en la siguiente afirmación: "Los derechos humanos y las libertades fundamentales son patrimonio innato de todos los seres humanos; su promoción y protección es responsabilidad primordial de los gobiernos".
El fundamento de la justicia social y el desarrollo humano se encuentra en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el Pacto de Derechos Civiles y Políticos, el Pacto de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y la Convención Americana de Derechos Humanos que son de aplicación preferente, directa e inmediata en Venezuela. Extensible, conexo y análogo a las personas jurídicas.
Las únicas limitaciones a la propiedad privada son las que surgen del interés general, que es aquél que beneficia a todas las personas, naturales o jurídicas. Destruir la propiedad privada puede dejar a nuevos excluidos de la sociedad y la economía y, de paso, condenaría a los pobres a eternizar su sufrimiento.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.