Cargando


Desde hace tiempo venimos denunciando que nuestras cédulas "de identidad" no poseen elementos o sistemas de seguridad para evitar su falsificación. La cédula Venezolana se produjo los últimos quince (15) años a través de una simple fotografía compuesta por una imagen tomada con una cámara de dos lentes; la primera enfoca el rostro del ciudadano y la segunda toma una foto de la ficha que elabora el funcionario de identificación, dando como resultado un solo "papel" con dos imágenes. Si volteamos nuestra cédula de identidad encontraremos, seguramente, la marca de algún papel fotográfico. Por lo antes expuesto es por lo que se ha venido rumorando, desde hace varios años, que las mejores cédulas venezolanas las hacen en Cúcuta. El único elemento de seguridad que se venía, más o menos, respetando en las ediciones de cédulas del gobierno actual y de los anteriores era el que la plastificación contenía altos relieves del escudo nacional por lo que eran sensibles al tacto.