Quiero expresar mi agradecimiento al Sr. Raymond Orta Martínez por su ayuda en el juicio que por despido improcedente tuve que emprender contra la empresa Lidl Supermercados, S.A.U, multinacional alemana dedicada a la distribución con presencia en toda Europa.

A pesar de haber estado trabajando en Lidl durante más de cinco años emprendieron una cacería de brujas acusándome de haber escrito cartas amenazantes, difamatorias y con información sobre los rangos salariales de la organización en España; para ello esgrimieron un estudio grafológico con el cual pretendían coaccionarme pidiéndome que delatara a mis "colaboradores", (compañeros de departamento), en la trama de las mencionadas cartas; no sé con cual oscuros intereses, pero al final hicieron una razzia en el departamento despidiendo con indemnizaciones a todas las personas, excepto a mi, y me indicaron que procederían a enjuiciarme penalmente.