Cargando

eud.com, JUAN FRANCISCO ALONSO
Las conocidas popularmente como "vacaciones judiciales" fueron aprobadas por la Sala Plena del Tribunal Supremo de Justicia en su reunión de ayer. Así lo informaron magistrados que participaron en ella, los cuales aseguraron que durante la suspensión de actividades las causas pendientes no se retrasarán, pues habrá jueces que permanecerán de guardia para atender asuntos urgentes.

El trajinar de personas y la actividad en los distintos juzgados del país se reducirá enormemente a partir del próximo 15 de agosto, pues ese día se iniciará el tradicional receso tribunalicio, el cual se extenderá hasta el día 15 del venidero mes.
Los informantes aseguraron que el máximo juzgado también resolvió que sus salas Constitucional y de Casación Penal permanezcan laborando con normalidad.

La Comisión Judicial, instancia encargada del nombramiento y remoción de los jueces provisorios (más del 50% del total), se encargará de velar por el cumplimiento de las guardias e sancionar cualquier interrupción del servicio.

El anuncio se produce semanas después de la crisis ocurrida en la cárcel de El Rodeo y de la orden girada por el máximo juzgado a todos los jueces penales para que apliquen escrupulosamente las disposiciones del Código Orgánico Procesal Penal (COPP) y permitan que todas las personas procesadas o condenadas por delitos cuyas penas no superen los cinco años estar fuera de las cárceles.

En predios judiciales esperan que no se repita la historia del año, cuando días antes del inicio del receso a los casi 900 jueces penales del país se les notificó que no disfrutarían del mismo, tal y como lo venían haciendo en los últimos años, alegando que debían hacer frente a la crisis penitenciaria.

Esta paralización de actividades ha sido cuestionada por distintos sectores. En 2009, la defensora del Pueblo, Gabriela Ramírez, afirmó en su informe anual a la Asamblea Nacional que "la suspensión de actividades tribunalicias desde el 15 de agosto al 15 de septiembre de cada año produce una alta concentración de audiencias para el período siguiente".

La razón de estas criticas está en el hecho de que además del receso de agosto, en diciembre los juzgados del país también suspenden sus actividades durante los días previos y posteriores a las festividades de Navidad y Año Nuevo.

Texto: JUAN FRANCISCO ALONSO | EL UNIVERSAL
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.