Cargando

Autor: Alexander Preciosi

Muchos son los comentarios en el foro sobre el nuevo régimen procesal del trabajo. Como en toda actividad social y pública, además de novedosa, el desarrollo de la misma estará sujeta a la comisión de errores y expuesta a las más diversas críticas. No obstante, sería mezquino e injusto dejar de afirmar que la implementación de este nuevo régimen ha sido un éxito rotundo y se ha convertido en un mecanismo eficiente para la resolución de conflictos de naturaleza laboral.

En contraste con el éxito alcanzado por el nuevo régimen procesal del trabajo, es también justo decir que el proceso civil ordinario y su sistema escrito está colapsado y dista mucho de ser un mecanismo expedito para la resolución de las controversias de naturaleza civil y mercantil.