Cargando...

ANA DÍAZ La Asamblea Nacional inició ayer la segunda discusión del proyecto de ley procesal del trabajo con un proyecto que contiene mejoras sustanciales en comparación con el aprobado en primera discusión. Entre los nuevos puntos se encuentra una vacatio legis que da plazo de un año para instrumentar las disposiciones de la legislación laboral. El diputado Luis Franceschi, presidente de la subcomisión de Asuntos Laborales del Parlamento, informó que durante los últimos meses se realizó una jornada intensiva de consultas con los distintos sectores involucrados para incorporar las correcciones necesarias en el marco jurídico. La celeridad y la asistencia gratuita al trabajador se mantienen en el nuevo proyecto, refirió Franceschi. Asimismo, se estipulan previsiones para que 75% de los casos se resuelvan en la instancia de conciliación, esto es que el empleador y el trabajador lleguen a un acuerdo. Cuando la disputa legal no pueda ser resuelta por la vía negociada entre las partes, se irá a un juicio en el cual la presentación de pruebas no será costosa para el empleado, a diferencia del proyecto legal original. “En Venezuela, hay actualmente una lentitud grosera y de negación de la justicia, porque un proceso laboral dura entre 8 y 10 años y uno de estabilidad laboral –que está pautado para resolverse en 15 o 20 días– se lleva entre 5 y 6 años”, dijo el diputado. La ley procesal del trabajo contempla un período máximo de solución para los juicios laborales de 8 meses y para los de estabilidad laboral de un mes y medio a 2 meses. La puesta en funcionamiento el nuevo sistema procesal requerirá de una inversión de 39 millardos de bolívares, fundamentalmente en equipos de automatización, pues ya se cuenta con el personal y la infraestructura. El parlamentario dijo que muchos de los jueces y funcionarios vendrán de los tribunales del trabajo y de las procuradurías del despacho laboral.