16 de mayo de 2012 Washington D.C., 16 de mayo de 2012— La Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) condena el atentado terrorista cometido en Bogotá contra Fernando Londoño Hoyos, director de un programa matinal en la Cadena Radial Súper, y la muerte de 2 de sus escoltas. La Relatoría Especial envía un mensaje de condolencia a los familiares de las víctimas e insta a las autoridades competentes a realizar una investigación diligente, oportuna y exhaustiva que identifique la causa y los autores del criminal atentado.

 

De acuerdo con la información recibida, el 15 de mayo un fuerte explosivo detonó en el vehículo donde viajaba el ex ministro del Interior y de Justicia, con el saldo de 2 víctimas fatales y al menos 41 heridos, algunos de especial gravedad. Aún se desconoce el motivo del atentado dado que existen hipótesis contradictorias sobre los posibles móviles perseguidos por los delincuentes. El ex ministro se encontraba protegido bajo un fuerte esquema de seguridad facilitado por el Gobierno dadas las amenazas que había recibido y, según los reportes conocidos, fue gracias al carro blindado con el cual contaba que pudo sobrevivir a este grave atentado. Sin embargo, su conductor Ricardo Rodríguez y uno de sus escoltas, Rosemberg Burbano, resultaron muertos.

El Presidente de la República manifestó su contundente rechazo al atentado, ofreció una recompensa hasta de 500 millones de pesos (US$280.000) para quien dé información que pueda conducir a la captura de los responsables e integró una comisión especializada para identificar las verdaderas causas del atentado.

Para la Relatoría Especial es imprescindible que las autoridades actúen de manera oportuna para establecer la autoría y las causas del crimen, juzgar y condenar a sus responsables y exigir de estos una adecuada reparación a las víctimas de este grave atentado. Los actos terroristas destinados a impedir el ejercicio de la libertad de expresión de cualquier persona o para evitar los debates democráticos sobre asuntos de interés nacional deben ser sancionados de manera severa en proporción a la gravedad del daño cometido.

La Relatoría Especial para la Libertad de Expresión es una oficina creada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), a fin de estimular la defensa hemisférica del derecho a la libertad de pensamiento y expresión, considerando su papel fundamental en la consolidación y el desarrollo del sistema democrático. Para más información sobre la Relatoría Especial: http://www.cidh.oas.org/relatoria/